jueves, 31 de julio de 2008

El Rock del Torero: un nuevo compromiso del Grupo Lyvon

El Grupo Musical Lyvon, conocido por su lucha firme y valiente contra el maltrato animal, ha publicado un nuevo tema titulado "El Rock del Torero".

Han vuelto a mostrar su compromiso. Yolanda y Eugenio, integrantes del Grupo Musical Lyvon, autores de canciones como "Llora Britches", dedicada a un mono liberado por ALF, al que le cosieron los ojos en un laboratorio y le sometieron a ultrasonidos para comprobar si la ceguera inducida le producía lesiones cerebrales o "Juan Lado Cagón", un tema que denunciaba el asesinato de un pastor alemán a golpes por su dueño y que le supuso a la Formación Musical el enfrentarse a un juicio por injurias, ya que el autor de la brutal y despiadada agresión mortal al perro consideró "dañada su imagen" por la canción, lejos de rendirse y acobardarse ante la amenaza de cárcel o el pago de multas por tener la "osadía" de denunciar el maltrato a los animales con su música, continúan volcados en su valiente compromiso y han publicado un nuevo tema contra las corridas de toros titulado "El Rock del Torero".

Acompañado de un vídeo en el que se nos muestran imágenes reales de la tortura espantosa que se le inflige los toros, de cogidas de toreros como resultado de la escasa capacidad de autodefensa de los animales tras el proceso de sufrimiento y degradación física al que son sometidos, secuencias de actos contra la tauromaquia y una parodia de este negocio basado en el engaño, el dolor y la muerte, protagonizada por el propio Grupo y unos cuantos colaboradores, la canción es una descripción satírica pero dolorosamente real de una tradición consentida y apoyada desde el Estado, una costumbre sangrienta que rechaza más de un ochenta por ciento de la Población pero que sin embargo, tal y como se resalta en la canción, recibe dinero público, para lo que nos detraen a todos los Ciudadanos casi cincuenta euros de la declaración de la renta todos los años. Aunque estemos en contra de que la tortura y la agonía de un toro constituyan un espectáculo al que tienen acceso nuestros hijos, lo sufragamos de forma obligada porque nuestro Gobierno actual, al igual que los anteriores, ha decidido subvencionar el sufrimiento de seres vivos.

Tan europeos que nos quieren hacer creer que somos y tal vez sea así para equiparar precios en euros pero no los sueldos, quizás lo suficiente como para pretender implantar la semana laboral de sesenta y cinco horas pero como nos hace ver Lyvon en su "Rock del Torero", no lo somos ante el progreso, la justicia y la solidaridad, porque seguimos siendo un Pueblo bárbaro, salvaje y que mantiene tradiciones cruentas que desde el resto de Europa no pueden concebir y donde hace mucho tiempo que fueron superadas y abolidas.

Algunos, los mismos que mantienen que un toro no sufre o que ha sido criado para eso, energúmenos con posturas que rayan el nazismo cuando de animales se trata, clamarán contra esta nueva canción de Lyvon, criticarán lo poco "políticamente correcto" de su letra y tal vez se sientan ofendidos por los calificativos que reciben en el tema, adjetivos certeros y ajustados tan reales como la sangre que brota de las múltiples y profundas heridas de los toros; la canción es un grito convertido en arte musical y representa la voz de aquellos que no pueden hablar, de los que no pueden ni respirar porque una estocada ha atravesado sus pulmones. La música de Lyvon es el sonido audible que nos traslada el sordo lamento de un toro que se ahoga en su propia sangre y es la exigencia de la mayor parte de la Sociedad, aquella que dice NO una y otra vez a la tortura ante la ceguera interesada y cerril de nuestros gobernantes.

Gracias Lyvon una vez más por poner vuestro talento musical al servicio de los más débiles y desprotegidos y gracias sobre todo por vuestro valor inconmensurable, arriesgando vuestra libertad no a cambio de dinero, como hacen todos aquellos que defienden la continuidad de la tauromaquia como parte involucrada en un negocio tan repugnante, sino a cambio de la satisfacción de acabar con la agonía de un animal y poder contemplar sus ojos llenos de vida, frente a los que disfrutan velando para siempre su mirada y que levantan los brazos en señal de triunfo ante los últimos estertores de un toro que acaban de asesinar.

http://es.youtube.com/watch?v=qzt5_nj_6jc

1 comentario:

La Araña Peluda dijo...

Hola, fenomenal el blog. He votado en tu encuesta que la idea no me parece mal, aunque yo tengo mis propias ideas sobre la estrategia a seguir para acabar con la "fiesta".

Para mi la estrategia de los colectivos a favor de los derechos de los animales no consiste en ir a insultar a los imbéciles que van a la Monumental a verle el culillo apretao al torero. Consiste en movilizar al "colectivo indiferente" de la sociedad, una gran masa informe a la que los toros les pueden dar tanto asco como a nosotros, pero que permanece ignorante y desprecocupada de la gran aberración que se "celebra" a su alrededor.

Un millón de firmas serían suficientes para forzar un endurecimiento del código penal. Quienes torturan animales por diversión, sadismo o con fines mercantiles (el toreo reúne todas esas características) deben ser sancionados con penas severas de prisión.

Más que "colectivos antitaurinos" aislados o más o menos coordinados, "la fiesta" lo que necesita es un organismo potente, con una dirección colegiada que represente a todas las organizaciones, que trabaje 24/30/365 para acabar con las corridas y todos sus sucedáneos de "fiestas populares", Sanfermines incluídos.

No es tolerable que se sigan martirizando en España entre 70.000 y 90.000 toros al año sólo para que cuatro subnormales se "diviertan".

saludos!